domingo, 21 de agosto de 2011

Elecciones

Llegará la oruga gigante. Será veloz y montados en ella recorreremos la ciudad. Vendrán también unos sapos de sed insaciable que se ocultarán en las alcantarillas y beberán cada gota de las tormentas. Tortugas de caparazón plano y cuadrado se petrificarán sobre las veredas. Entonces los peatones caminarán sin miedo a las baldosas movedizas en días de lluvia.
Será cuando los gusanos tuneladores amplíen su red. Mariposas grandes como cometas barrerán los cielos y purificaran el aire. Peces barrefondos surcarán las aguas y en menos de mil días limpiarán el río. Horneros reformistas llegarán volando. Construirán barrios enteros y migrarán a otras ciudades. Dos serpientes enredadas curarán con sus mordidas a los enfermos. Hipopótamos verdes, grises o azules se plantaran en cada esquina y seguirán una dieta estricta. Algunos comerán sólo vidrio y otros plásticos y metales. Pero los cartones ya no serán alimento. Y hasta en una ciudad sin mar llegará la playa.
Pero los ingenuos niegan que vaya a suceder. Ellos eligen creer que llegara el día donde las palabras no vuelen con el viento.

Este texto esta publicado en COMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario