jueves, 2 de septiembre de 2010

Desahogo porteño

Odio esperar a que llegue el bondi
Odio que cuando llega a la parada no frene
Odio que no me abran la puerta cuando están parados en un semáforo
Odio a las personas que pagan con una monedita de cinco centavos, y con otra y con otra tardando mil años
Odio que la maquina ande mal y no acepte las monedas
Odio que los bondis no funcionen con una tarjeta magnética
Odio viajar en bondi
Odio los bondis

Me molesta el trafico. Pasar por Once en bondi
Me irritan los que tocan bocina en los embotellamientos
Me da bronca las personas que tocan bocina en los peajes
Me pone de mal humor tener que escuchar la musica de los infelices que no usan auriculares
Me carcome el buen humor el hecho de que en esta ciudad no tenga una red de subte eficiente
Me rompe soberanamente las pelotas que cuando yo voy apurado el bondiman conduzca lento. Pero cuando yo no tengo apuro va a las chapas

Aborrezco a los pasajeros que miran a otro lado cuando sube un viejo o una mina embarazada
Ser yo el que grite “A ver si alguien le da el asiento a la doña”
Que me duela la cabeza si leo mucho cuando viajo en bondi
La ventana que no cierra bien y deja entrar un chifido helado justo en mi oreja
O cuando llueve y el bondi tiene goteras
Odio a los pre adolescentes que llaman la atención gritando dentro del bondi

Y la remolacha. Dios como odio la remolacha

No hay comentarios:

Publicar un comentario